Millonarios sigue siendo el más grande de Colombia

por elrincondelhincha


Por Felipe Maldonado
@fmaldonado10

 Este es el famoso Millos, el famoso embajador. Pasaron diez días para que los jugadores demostrarán que realmente entienden lo que significa Millonarios. Pasaron diez días para poder reafirmar con certeza que Millonarios es el club más grande de Colombia. Durante años fuimos el equipo más veces campeón, pero noches como la de ayer saben demostrar que Millonarios no necesita ese rótulo para ser el equipo más importante y tradicional del país. Lo de anoche fue espectacular en toda su esencia. Los jugadores, el técnico y la hinchada ayer hicieron valer el nombre de un club legendario, que ha sufrido y sufre vaivenes por cuestiones del destino que lo han desestabilizado en los últimos 25 años. A pesar de cualquier circunstancia, Millonarios sigue y seguirá demostrando que su grandeza es inmortal.

Sin jugadores valorados en millones de dólares, Millonarios supo vencer a un equipo que venía imparable. Sin haber demostrado durante el campeonato un juego espectacular, sin tener jugadores de selección, sin tener un técnico mundialista o una millonaria empresa como dueño, Millonarios le dio un baile a Nacional; un rotundo golpe de autoridad. Eso solo se logra, y de la forma en que se logró, sí se lleva mística en el nombre, peso en el escudo, leyenda. Fuimos Millonarios en todo su esplendor desde el momento en que se llenó el estadio.

Cuando comienza el partido, al mismo tiempo empieza una fusión mágica entre la hinchada y jugadores. Una fusión que se alcanza solo cuando las dos partes entienden lo que se lleva puesto encima. Los jugadores jugaron como hinchas, asumiendo toda la responsabilidad que conlleva jugar un partido de fútbol con la camiseta de Millonarios. Ante eso, los hinchas decidimos entregarnos a un equipo del que comenzamos a hacer parte desde el minuto cero. Ante semejante demostración de amor propio y de orgullo, los hinchas siempre nos entregaremos. Los que acá han jugado para triunfar muy bien lo entienden. Y ante esta cósmica fusión, impulsada por un amor incomprensible para los ajenos, Millonarios es invencible.

Los que nacimos para amar este club somos parte de una institución que nos ha enseñado lo que significa la lealtad, tan difícil de encontrar por estos días. Somos el club más grande del país porque no hemos necesitado títulos en los últimos 25 años para mantener el orgullo intacto. La prensa se equivoca cuando dice que la victoria sobre Santa Fe y Nacional nos devolvió el orgullo. Eso es lo que realmente nos hace diferentes. Nacional no existiría hoy si hubiese tenido que pasar 24 años sin ganar una liga. Nosotros, a pesar de los golpes del destino, nos mantendremos siempre de pie, firmes defendiendo un amor que solo entendemos los que aprendimos el significado de la incondicionalidad. No necesitamos la fortuna de ser salvados por empresas de gaseosas o canales de televisión, nos salvamos nosotros mismos y seguimos luchando para devolvernos la gloria deportiva que se nos ha perdido. Todo esto lo hace más especial sin duda. Yo se lo difícil que es entender estas palabras para los que solo se han tenido que sentar a ver como un potente músculo financiero les construye un club exitoso pero sin una gran historia que contar.

En Millonarios no salvamos el semestre ganando un clásico, pero los celebramos por lo alto porque entendemos lo que representan. En Millonarios no vivimos de la historia, la respetamos porque tenemos el privilegio de tenerla. En Millonarios no nos conformamos con tener la hinchada más espectacular y fiel de Colombia, hemos luchado contra ineptos y corruptos para que este equipo no desaparezca nunca. En Millonarios nos levantamos todos los días con el objetivo de volver a ser ganadores, ante todas las adversidades y, sin cansarme nunca de repetirlo, con el orgullo siempre intacto. En Millonarios no nos dejamos ni nos dejaremos joder.

Hoy quiero darle gracias a los jugadores por dejar el alma en la cancha y hacer respetar el escudo más importante de Colombia. Ojalá terminen de entender que así seremos uno y que perder se convertirá en una posibilidad cada vez más remota. Qué lo entiendan los jugadores y qué lo entiendan los dirigentes a la hora de comprar y formar los jugadores, de escoger nuestros directores técnicos. Hoy no ganamos un campeonato pero llegarán los buenos momentos. Llegaran sí todas las partes nos unimos alrededor de este gran amor con el respeto y la responsabilidad que demanda. Una vez más supimos demostrar que la historia y la pasión nos ponen por encima de todos. Qué grandes hay muchos, pero que gigante solo hay uno y por los siglos de los siglos, siempre habrá uno solo nada más.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

×

Ventana Login

×

Ventana Registro

×

Quiero ser Bloguero

×

Código de ética

×

Términos y condiciones

×

Ventana Modal

×

×
siteNameLogin