¡La hinchada que gana partidos!

por elrincondelhincha


Por Esteban Cardona Arias / Fotografía: AFP
@estebanp

Al “Viejo Casale” le habían impedido ver a su equipo por sus problemas de corazón. Aun así fue secuestrado y llevado a un partido por sus amigos, hinchas de Rosario Central, debido a su reputación de ser un amuleto para la victoria. Esta es la historia de uno de los cuentos más famosos de Roberto Fontanarrosa: “19 de diciembre de 1971”. Este impecable relato futbolero explica la importancia de los de afuera, de los hinchas que ganan partidos, así cualquier desprevenido crea que es un simple juego de 11 contra 11.

El pasional relato del “Negro” explica la superstición que hay en el ser hincha y el grado de compenetración que se llega a tener con el equipo amado. En el relato se arriesgan la vida del “Viejo Casale”, por ser amuleto, con tal de ganar un clásico frente a Newells. Allí la ficción de la magia de Casale se confunde con la realidad del gol de cabeza de Aldo Pedro Poy que le dio el triunfo al equipo de Fontanarrosa y reproduce de manera fiel la vida propia que tiene cada partido, en especial los más trascendentales.

En el cuento cada uno hizo su parte, cada integrante del grupo se encargó de aportar desde lo que creía era útil. Y lo hicieron porque ese era un partido trascendental, que modificaba la historia.

El juego del hoy, precisamente contra Central, es uno de esos partidos que pueden ser puntos de inflexión históricos para Atlético Nacional. Por eso hay que jugar con lo divino y lo humano, y hay que poner lo máximo, Adentro y afuera, y tal vez un poquito más.

Y digo esto, porque es en estos momentos, cuando la lucidez de la primera fase no nos acompaña, que la hinchada verdolaga empieza a tener un poco más de protagonismo, al lado de los jugadores que están en la cancha.

Ahí es cuando debemos aprovechar el beneficio de terminar de local que nos da el haber sido primero en la fase de grupos, una ventaja que no es futbolística, pero sí es anímica y que solo se convalida cuando logras que la hinchada haga su propio juego y que estar en casa se sienta.

Esta noche nuestra función será vital, y no solo los que vamos a la cancha, si no los 11 millones que dicen la estadísticas. Y de los dos pares de millones más que se les escapó a la Conmebol.

Esta llave la sacamos adelante nosotros. Para eso debemos crear una atmósfera inolvidable que haga valer nuestra localía, sustentada en el factor diferencial que seremos los 44 mil que llenaremos el Atanasio, en el derroche de plástico, papel y cotillón que crearán un escenario digno de la instancia, de nosotros y de nuestra ilusión.

Seremos con nuestras voces, con las banderas y con todo el color verde y blanco que le imprimamos el pulmón extra que necesita Pérez y Mejía, el centímetro de más en la punta del pie de Guerra para ganar los duelos a punta de gambeta, el plus de inteligencia y tranquilidad que necesitan nuestros delanteros para acertarle al arco y el grito incesante que confunda la suerte para que juegue a nuestro favor.

Este jueves, entonces, que cada uno haga su ritual de estadio, que vaya misa si es creyente, que celebre su cábala con puntualidad y sobre todo que se escuche más duro que nunca: “vamos todos juntos la hinchada y los jugadores, a ganar de nuevo la copa libertadores”. Guiemos al equipo durante los 90 minutos, porque si alguna hinchada en el país ha aprobado la materia de ganar partidos es la nuestra.

Por otro lado, espero que Fontanarrosa no se revuelque en su tumba por usar su cuento para escribir unas palabras poco favorables a Central. También espero que Marlos, Berrío, Ruiz, El lobito, o el que sea se disfrace de Aldo Pedro Poy y haga un gol para su gente y para nuestra historia. Que ellos hagan su parte que nosotros haremos la nuestra. ¡Somos la hinchada que gana partidos!

¿Tienes algo que decir? Comenta

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

×

Ventana Login

×

Ventana Registro

×

Quiero ser Bloguero

×

Código de ética

×

Términos y condiciones

×

Ventana Modal

×

×
siteNameLogin