La foto que ya no es

por JuanCarlosOrtiz


fidel

Una de las fotos más clásicas de la revolución cubana es sin duda la entrada triunfal a la Habana en Enero de 1959 cuando en una especie de Campero se observa a Fidel Castro en el centro acompañado a sus dos lados por dos de los personajes más representativos y tal vez olvidados del movimiento 26 de Julio.

A la derecha de Fidel está Huber Matos, profesor y docente quien se convertiría en uno de los líderes más serios y consecuentes con la lucha del pueblo por  una nueva república democrática que evitara para siempre las dictaduras en la isla, después de haber luchado por siete largos años contra Batista en el poder.

La cruz de Huber llegó meses después en 1959 cuando era comandante de la provincia de Camagüey y empezó a percibir una gran influencia comunista en el gobierno de Cuba y decidió enviarle una carta a Fidel Castro explicándole su preocupación con lo que estaba ocurriendo y pidiéndole que tomara cartas en el asunto pues la Revolución Cubana no había nacido con ADN comunista.

Al observar Huber que nada cambiaba, decidió enviar su carta de renuncia a la cual Fidel trató como un acto de traición y disidencia y lo envió 20 años a  prisión.

Al salir de la cárcel, Huber emigró de Cuba y comenzó una vida de oposición a los Castro entre Nueva York, Costa Rica y Miami hasta morir en el 2014 a la edad de 95 años.

Tuve el placer de conocerlo y escucharlo hablar de manera sabia y honesta sobre todas las traiciones que se gestaron durante la dictadura Castrista.

Si volvemos a la foto, vemos a la izquierda de Fidel a la persona más carismática que tuvo la revolución Cubana: Camilo Cienfuegos.

Amigo personal de Huber Matos, Camilo es toda una leyenda. Siempre con un sombrero en su cabeza, era el ser más querido del pueblo cubano. El día que Fidel pronunció su primer discurso en la Habana delante de miles de ciudadanos, las personas comenzaron a corear su nombre, Camilo, Camilo, lo cual obligó a Fidel a detener el discurso por un momento.

Ese día comenzó su cruz. Camilo Cienfuegos vivió en el medio de las vanidades y de las envidias de los hermanos Castro.

Cuando Fidel se convirtió en el  primer ministro de Cuba, Camilo asumió el segundo cargo de mayor importancia en la isla: Comandante de las Fuerzas Armadas del país. Por un lado Fidel lo veía como un peligroso competidor y por el otro lado Raúl le tenía que reportar directamente.

En Noviembre de 1959, Camilo salió en su avioneta para recorrer parte de la isla y misteriosamente la nave desapareció, jamás fue encontrada ni sus restos hallados.

La teoría más viable y reciente proveniente de un testimonio, habla de que su nave fue obligada a aterrizar y allí lo esperaba un grupo de tropas, quienes lo asesinaron y luego desvanecieron cualquier evidencia del monomotor y de su cuerpo.

Camilo Cienfuegos, el hombre más querido de Cuba fue el primer desaparecido de la revolución.

Su cargo sería asumido posteriormente por Raúl Castro.

Esta semana Fidel Castro ha muerto y con él se termina de esfumar la historia viva de esta foto clásica de la entrada a la Habana,  de esta foto que lo fue todo pero que ya no lo es.

 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

×

Ventana Login

×

Ventana Registro

×

Quiero ser Bloguero

×

Código de ética

×

Términos y condiciones

×

Ventana Modal

×

×
siteNameLogin